descripcion

lunes, enero 08, 2007

NAVIDADES SA

Santa Claus es un esquirol y los Reyes Magos unos oligarcas. Incluso al primero lo he visto entrevistado en un programa del corazón de máxima audiencia vanagloriándose de la “sua dolce vita”. Comprados por los grandes grupos empresariales desde tiempos ancestrales y amparándose en una ley tácita de no agresión, tanto uno como los otros nos venden más de una moto. Estos corruptos individuos se aprovechan de lo que más queremos, nuestros hijos. Para ello, utilizan maquiavélicos mensajes subliminales como el ya conocido: “si no te portas bien Papa Noel / los reyes te van a traer carbón” que traducido quiere decir: “Papi cómprame juguetes porque, si no, tu hijo va a tener una grave crisis emocional. Sabemos dónde vives”. ¿Alguna vez nos hemos parado a pensar en este mensaje tan simple como astuto y pernicioso, y el grado del chantaje al que estamos sometidos por estos personajes?. ¡No podemos hacer nada!. ¡Nos tienen cogidos por las pelotas!. ¿Qué pasaría si el día de Navidad o el día de Reyes nuestro hijo se despierta ilusionado, con ojeras de no haber dormido por los nervios, pensando en esa bici, en ese balón de la liga, en esa barby, y en vez de eso se encuentra ante sí un gran trozo de materia negra como el tizón?. El impacto emocional y el posible trauma es impredecible. Ese niño jamás se recuperará. Lo imagino en la escuela, con los compañeros disfrutando de sus juguetes y en cambio él, con la mirada inexpresiva, chutando esa masa informe, manchándose esas zapatillas del año pasado, escuchando las carcajadas de sus amigos. Ese niño ya no volverá a ser el mismo, ya nadie le llamará por su nombre, de ahora en adelante será el carbonilla.


Pero hay algo bueno, esperanzador, en esta historia. Ese niño odiará a Santa Claus, odiará a los Reyes Magos, los buscará sin descanso hasta darles caza. Ese niño será nuestro salvador. El carbonilla, un revolucionario de nuestra era. El carbonilla ya no se gastará el sueldo y parte del otro en Navidad, ya no aceptará chantajes. El carbonilla ya no le hará la rosca al capitalismo salvaje y agresivo. El carbonilla habrá evolucionado, no se dejará engatusar por las luces de colores. El carbonilla esperará paciente, agazapado en la sombra.

El carbonilla esperará hasta las rebajas.

No hay comentarios: