descripcion

viernes, marzo 23, 2007

THE ONE THAT GOT AWAY

Mientras leía un libro de la Segunda Guerra Mundial, me llamó la atención una anécdota sobre un aviador nazi al cual el libro le dedicaba apenas cuatro líneas. Buscando información sobre el susodicho, constaté que no había sido el único al que le había interesado. Se había escrito un libro e incluso hecho una película. Resultó ser una de las historias más increíbles de la segunda guerra. La historia de una de las mejores fugas de la historia.

FRANZ VON WERRA

Franz Von Werra nació el 13 de julio de 1914 en Leuk, Suiza. Piloto de la Lutwaffe, fuerza aérea alemana, participó en las campañas de Francia e Inglaterra. Fue en esta última donde empieza esta historia.
El 5 de septiembre de 1940, mientras participaba en una misión de bombardeo sobre el sur de Londres, Von Werra fue derribado por un Spitfire de la RAF. Capturado por los ingleses fue enviado a un campo de prisioneros de guerra.
El 7 de octubre escapó mientras le dejaban pasear a las afueras del recinto pero solo cinco días más tarde fue apresado de nuevo.
El 3 de noviembre le enviaron a otro campo de prisioneros. Allí conoce a un grupo de presos que planeaba una fuga.
El 17 de diciembre consiguen escapar a través de un túnel. Todos son capturados menos Franz Von Werra.
Von Werra se presenta en un aeropuerto militar varios días después y argumentando que es un piloto holandés de la RAF intenta conseguir un avión. Su intento es frustrado y es detenido por tercera vez.
En enero de 1941 es enviado a Canadá a otro campo de prisioneros. El 21 de ese mismo mes, mientras viajaba en un tren de prisioneros, salta del tren en marcha. Otros siete saltan con él. Todos son detenidos menos Von Werra.



Afortunadamente, está cerca de los Estados Unidos, neutral a esas alturas de la guerra. Al otro lado de la orilla del río Saint Lawrence , uno de los más caudalosos del mundo, estaba la frontera. A pesar del duro invierno canadiense y de las aguas gélidas, Franz Von Werra logra cruzar al otro lado, pero allí le esperan las autoridades estadounidenses. Una vez en los Estados Unidos, la oportuna injerencia del cónsul alemán hace que no sea extraditado a Canadá. Las autoridades canadienses lo reclamaban, no por haberse escapado, sino por haber robado un bote para cruzar el río. Estados Unidos alegó que el robo del bote fue un delito que cometió el capitán Von Werra con la única intención de evadirse. No se sirvió de violencia alguna y no atentó contra la vida ni integridad de nadie, ni robó con propósito de lucro, ni causó daños materiales contra la propiedad pública.
El cónsul aleman le ayuda a embarcar hacia México. Desde allí inicia un periplo pasando por Río de Janeiro, Barcelona, Roma y finalmente regresa a Alemania el 18 de abril de 1941.
Allí es recibido como un héroe y Hitler le concede personalmente la Cruz de hierro, condecoración concedida a muy pocos soldados.
Franz Von Werra es el único aviador alemán que logró escapar de un campo de concentración de prisioneros.


El 25 de octubre de 1941 Von Werra desaparece en una rutinaria misión en Holanda.



1 comentario:

Anónimo dijo...

Your blog keeps getting better and better! Your older articles are not as good as newer ones you have a lot more creativity and originality now keep it up!