descripcion

jueves, octubre 04, 2007

QUIERO UNA CORONA

Recuerdo cuando me preguntaban de pequeño qué quería ser de mayor. Las respuestas de mis amigos variaban con los años, pero la mía era única y persistente: yo quiero ser rey. Y cuando me preguntaban porqué, también lo tenía muy claro: porque los reyes son ricos, nunca pasan hambre y todo el mundo les quiere.
Ahora, después de algunos años, he de decir que era un propósito inteligente pero con unos motivos bastante inocentes y alejados de la realidad; aunque algunos monarcas piensen que son ricos, que nunca pasarán hambre y sorprendentemente, que todo el mundo les quiere.
Porque vamos a ver, a quién no le gustaría ser rey. Imaginaos una vida con un eterno “all included”. Nacemos, nos ponen la pulserita de todo incluido y así, desde el primer día, mamamos de los demás.
Viven la vida asegurados a todo riesgo con franquicia. Ellos primero pagan de su aportación, pero después les cubrimos nosotros. Pero lo mejor de todo, es que esa aportación se la asignamos de los Presupuestos Generales del Estado. Toda una farsa para seguir mal criando al niño: nosotros se lo pagamos todo pero el no pone ni un duro en casa. Y por los siglos de los siglos a la sopa boba, amen.
¿Es que los reyes no pueden pagar impuestos?. Porque hasta ahora se pasan el Impuesto Real Por el Forro.
Ahora sé porqué las madres dicen aquello de ¡Ay! ¡Mi rey de la casa!: porque nos pateábamos la semanada sin dar un palo al agua. Cuanta razón tenía mi madre, antes vivía como un rey. Por eso recuerdo que, de vez en cuando, me caía algún cachetón que me espabilaba y me hacía pensar, algo a lo que no estaba acostumbrado. A pensar me refiero.
Y me daba cuenta de que debía de contribuir de alguna forma; pero no vez de vez en cuando, sino cada día. Y si no me gustaba, ahí tenía la puerta.
Quizás sea eso, que los tenemos mal criados. Que no recibían un cachetón desde hace tiempo, y como han recibido muchos y del tirón, se han puesto a pensar y se les ha obturado el cerebro. Supongo que necesitarán un poquito de relax: una regata, un paseo en yate o unas bajadas por Baqueira; aunque yo les recomendaría unas horitas al Breyntrainning.
Pero al fin y al cabo, por qué nos sorprendemos, quién iba a abdicar de semejante “dolce vita”. ¿Nos hemos vuelto todos locos?, ¿somos nosotros ahora los que no pensamos?, ¿he de repartir cachetones?.
Está claro que al Rey le gusta ser rey. Yo soy el primero que le comprendo. Incluso comprendo que sea monárquico y que lo sean todos los que chupan del bote, porque ya se sabe que al mal circo le crecen los enanos; pero permítannos a los demás no serlo y revindicarnos en ese sentido; aunque, eso sí, ¿podríamos hacerlo de una forma menos prehistórica?.



Gracias Xavi por espabilarme con este video

2 comentarios:

Anónimo dijo...

MUCHO HABLAR Y POCO HACER
Deporte nacional por excelencia del país(yo el primero).
Españoles no os preocupeis que por muchas fotos que quememos de vuestro rei,tranquilos que de aquí no pasamos.Esta práctica se ha hecho desde que el rei es rei y nunca ha pasado nada.Lo que ocurre ahora es que en la audiencia estan aburridos,no tienen bastante con nuestros primos batasunos.Los juececitos han venido con ganas de trabajar despues de su largo periodo vacacional pero no preocuparse durará poco,las ganas de currar siempre duran poco. continuará

Anónimo dijo...

Coucou,

Quand j'étais petite je voulais être "prof de gym" ou bien m'occuper de chevaux et monter à cheval tous les jours...

Monter à cheval ou avoir des chevaux c'est toujours mon rêve que je réaliserai peut-être un jour! No pierdo la esperanza!!

Big biz.
Vero